Hace poco más de un mes

Estuve justo ahí, viviendo en la Ciudad de México por un fin de semana. Fue la primera vez que hice muchas cosas, viajar en avión fue una de ellas (y me encantó).
Quería escribir un post ultra larguísimo respecto a la experiencia, pero de entre todo lo que vi en tan poco tiempo no he podido decidirme.  Así que por ahora compartiré de manera visual un poquito de lo que más llamó mi atención:

Coyoacán. Es amor, ¡la paleta de color mexicana en su máximo esplendor!. Esta fue una de los paradas hechas con Antonio y Mariana, unos viejos amigos que al fin se me hizo saludar en persona.

Palacio de Bellas Artes. Uno de mis edificios favoritos. Tuve la suerte de haberme hospedado casi a la vuelta. Fue el lugar más común durante mi estancia y lo mejor fue subir al Café de la Gran Ciudad y tomar muchas muchas fotos desde lo alto.

Centro Histórico. Y por aquí cerca fue el hospedaje, a unas calles del zócalo y muchos edificios preciosos, como el Palacio Nacional y la Casa de los Azulejos. De esta zona y de toda la ciudad me encantó cómo se combina tan bellamente lo colonial y lo moderno.

Y este último leterero me hizo el viaje entero.

Tres días me alcanzaron para esto y un poco más. Definitivamente tengo que volver. 😀

 

Algunas del eclipse en Mexicali

Creí que me lo había perdido, pero sí alcancé a ver el eclipse solar de este 2012. Los eclipses son de esos eventos (dentro de mi larga lista) que desde siempre me han provocado cierta emoción. Y este es el primero que me toca ver en Mexicali. El anterior a este que pude ver fue hace 10 años en Sonora, pero en esta ocasión, para mi fortuna y entretenimiento tuve una cámara a la mano. Dejo algunas de este domingo.

 

 

Frijolito

 

Al parecer en la oficina nos pusimos maternales y se nos ha ocurrido cuidar de un pequeño frijol negro.

Esta semana descubrí que al germinar, el frijol se deshizo de su cubierta negra, para mostrar su piel pinta. Como si se quitara un suéter que ya no le queda. ¡Crecen tan rápido!